Polenta instantánea 500Grs Ecológica Ver más grande

Polenta instantánea 500Grs Ecológica

Nuevo producto

La polenta se obtiene moliendo el maíz seco, lo que la hace más fácil de digerir. Es rápida de cocinar, apta para personas con celiaquía y muy nutritiva.

Más detalles

1 Elemento

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

3,95 € impuestos inc.

Más opciones

Propiedades nutricionales

La polenta hecha de maíz ecológico e integral (la de color amarillo y con el distintivo de producción ecológica) es un alimento muy interesante porque contiene los grupos principales de nutrientes: hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y fibra.

La polenta es particularmente rica en hidratos de carbono complejos que se asimilan despacio, por lo tanto, dan energía de larga duración y sacian durante un buen rato. Tiene un contenido relativo en ácido grasos esenciales y en fibra, tanto soluble como insoluble. Por lo que respecta a la proteína, como el resto de cereales, es deficiente en el aminoácido esencial lisina. Esta deficiencia queda compensada con el consumo de legumbre o frutos secos.

Vitamina A (principalmente en forma de betacaroteno): solo la polenta de color amarillo contiene esta vitamina porque la blanca (refinada) ha perdido la cubierta externa del cereal y, por lo tanto, la vitamina asociada. Ésta interviene en diversas funciones biológicas, entre las cuales se incluye la formación de determinadas sustancias que forman parte de la piel, los huesos, las mucosas, el sistema reproductivo y los pigmentos de la vista.

Vitaminas del grupo B: la polenta, como el resto de cereales integrales, es rica en vitaminas de este grupo; especialmente B1 y B9. Estas vitaminas son esenciales para el proceso de asimilación y utilización de los hidratos de carbono de la dieta y su transformación en energía. El único déficit relativo que tiene es de vitamina B3, que en los países de alimentación casi exclusiva a base de maíz ha comportado la aparición de enfermedades de déficit nutricional (pelagra) pero en nuestro contexto dietético no tiene ninguna incidencia.

En cuanto a minerales, es rica en magnesio, calcio y potasio, minerales esenciales para el desarrollo del metabolismo. El magnesio participa en la utilización de la energía, la síntesis de proteínas y, además, junto al calcio, forma parte de los huesos y de los dientes, mejora la inmunidad del organismo y tiene un efecto laxante suave. El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y la actividad muscular normal.

También contiene otros oligoelementos como el manganeso, que favorece el crecimiento de los huesos y la formación de los músculos; o el zinc, que interviene en la síntesis de hormonas sexuales, y el selenio, que tiene un papel fundamental en el metabolismo de las grasas, de la vitamina E y de las funciones antioxidantes.

Efectos sobre el organismo

Ayuda a mantener unos niveles estables de azúcar en sangre: los hidratos de carbono de asimilación lenta de la polenta (y, en general, de los cereales integrales) proporcionan unos niveles estables y de larga duración de azúcar en sangre, lo que evita las subidas bruscas que al cabo de poco rato se contrarrestan con bajadas bruscas que generan sensación de hambre.

Contrarresta el exceso de ácido en el estómago: El equilibrio a través de la alimentación, es un buen alimento para ayudar a calmar el exceso de secreciones gástricas. Tiene un efecto neutralizador y suavizante de la mucosa gástrica y resulta fácilmente digerible para los estómagos delicados.

Tiene un efecto refrescante sobre el organismo: por lo tanto, es un alimento ideal para la temporada calurosa del año (primavera y verano). El efecto energético de este alimento ayuda a calmar el exceso de temperatura del organismo y da una sensación de plenitud, al mismo tiempo que ayuda a suavizar los intestinos.

Es fácil de digerir: mientras que el grano de maíz entero es difícil de digerir porque su piel exterior es dura y se debe mantener bastante tiempo en remojo (de 24-48 horas) -además de recibir una buena cocción de casi dos horas- y se tiene que masticar muy bien, con la polenta pasa lo contrario. La forma en la que se elabora, la trituración del grano, permite ahorrarnos parte de esto y poder disfrutar de un alimento nutritivo y muy rápido de cocinar (en poco más de cinco minutos la mayoría de polentas están a punto); además, por su granulometría pequeña es muy fácil de masticar y digerir, lo que la hace especialmente adecuada para las personas mayores y niños.

Cambios vitales

Según la medicina tradicional china el maíz es de naturaleza térmica neutra, sabor dulce y con efecto diurético sobre el organismo. Se utiliza para nutrir el corazón y el sistema cardiovascular, tiene efecto de activación sobre el estómago, mejora el hambre y ayuda a regular la digestión, promueve la salud dental y las encías. Tonifica los riñones y ayuda a mejorar la debilidad sexual.

Como se cocina

La cocción de la polenta es fácil y rápida cuando se ha practicado un par de veces. Hay un truco muy interesante para evitar que nos salpique:

En primer lugar, la proporción es siempre de cuatro partes de líquido por una parte de polenta en seco. La ración normal para una persona es la que nos cabe en una taza de café.

Poner tres tazas de agua en una olla alta y reservar una a temperatura ambiente. Llevar el agua a ebullición y salar. Cortar la ebullición con la cuarta taza de agua y añadir la polenta poco a poco, en forma de lluvia, batiendo constantemente con varitas para evitar que se formen grumos.

Remover cinco minutos a fuego lento hasta que la polenta esté cocida y la consistencia sea espesa. El tiempo de cocción final, sin embargo, dependerá del tipo de polenta. Apartar del fuego y mezclar la masa con una cucharada sopera de aceite.

Cultivo ecológico, próximo y de temporada: en todos los alimentos nos conviene buscar la calidad ecológica pero en el caso del maíz (y en general de los cereales) es especialmente importante. El cultivo convencional utiliza pesticidas que impregnan el grano y después pasan al organismo cuando los consumimos. Además, hay variedades de maíz convencionales modificadas genéticamente para que sean más productivas y resistentes a los pesticidas y, por lo tanto, aún no se pueden saber todas las posibles consecuencias sobre el organismo. Por lo tanto, la recomendación es elegir siempre polenta ecológica para evitar el transgénico tratado con productos tóxicos.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

Polenta instantánea 500Grs Ecológica

Polenta instantánea 500Grs Ecológica

La polenta se obtiene moliendo el maíz seco, lo que la hace más fácil de digerir. Es rápida de cocinar, apta para personas con celiaquía y muy nutritiva.